Menu Principal
Demasiado México para mi.

Demasiado México para mi.

  • Autor/a:: Mariangel
  • Fecha de publicación: abr 11, 2015
  • Categoría:

“Salió una promoción de pasaje de avión para México …vamos???”…. mensaje de whatsaap de mi amigo…..”si! vamos!” contesté. “Cuándo?”, “Turismo?!”, “Perfecto!!”. Turismo llegó. Jueves 26 de marzo, 20: 00 hs. Vuelo LA (no me acuerdo),  Montevideo – Santiago de Chile – Ciudad de México.

Cuando despegamos hacia el gran DF , solo una cosa teníamos segura. Nos hospedaríamos en casa de Yareli , contacto de Couchsurfing que tuvo la amabilidad de responder a mi mensaje prácticamente al instante (a pesar de la diferencia horaria). El mismo jueves…mientras terminaba un par de trabajos que debía dejar cerrados antes de irme…recibí su llamada por FaceTime donde me confirmaba que nos hospedaría en su casa. Que linda sensación de que alguien te espere! alguien que no conoces , en un sitio que no conoces, te está esperando para abrirte las puertas de su casa y para compartir contigo parte de su vida cotidiana. Mi reconocimiento para los creadores de CS y para todos quienes formamos parte y cuidamos de esta comunidad.  (www.couchsurfing.com). Bueno, también habíamos visto el mapa de México en google map y la ruta debería de ser trazada desde el DF hacia la derecha. El invierno en Uruguay llega seguro en un par de meses, había que aprovechar a hacer un poquito de playa en la famosísima “Riviera Maya”. Esa no la podíamos dejar pasar!. Podemos ser improvisados, pero tampoco ingenuos.

México es un país grande en superficie (1.964.375 km cuadrados, 11 veces Uruguay), grande en población (118.397.000 personas, casi 34 veces la población de Uruguay), territorialmente está organizado en 32 estados y si bien la mayoría habla español, en total se hablan unas 60 lenguas. Pues sí, todo en México es numeroso. Hay mucha variedad, mucho color, mucha religión, mucha comida, mucha música, mucho tequila, mucho mezcal, muchos tacos y tortillas, muchas cervezas, mucho café y chocolate. Mucha historia. Mucho presente. Mucha injusticia. Mucha corrupción. Mucha impunidad. Mucha violencia. Mucho dolor.

Imposible visitar México sin pensar en lo recientemente sucedido. Es un pensamiento desordenado, aturdido, vago y no más que un pensamiento y alguna charla. Lo que se conoce por medio de la prensa. Conversamos con Yareli (y su amiga Alma) respecto al sentir de los mexicanos frente a esta serie de hechos recientes. Muertos, heridos, desaparecidos. Es muy fuerte pensar que estábamos a horas del estado de Guerrero, allí en Iguala. Como si la proximidad territorial cambiara las cosas. Pero en algún punto te sentías físicamente más cerca y expuesto a la criminalidad. Cualquiera de las personas que caminábamos por esas calles, podríamos haber sido víctimas. En DF, en una peatonal vimos 43 sillas vacías con la inscripción “vivos los llevaron, vivos los queremos”. En la ciudad de Oaxaca de Juárez (Estado de Oaxaca, limítrofe con Guerrero), en el Museo de Arte Contemporáneo, una sala pintada de negro, con la inscripción en sus paredes de un poema de David Huerta con fecha 2 de Noviembre de 2014 y un parlante por el cual se repetía una y otra vez la grabación del mismo poema. Y no vi nada más. No escuché nada más.

Ayotzinapa

Ayotzinapa

La mañana del sábado, mientras desayunábamos en casa de nuestra “host“,un delicioso café de olla (en una olla de barro se pone el café con anela y otra hierba que no recuerdo) , charlábamos sobre las tradiciones mexicanas. Hubo un especial énfasis en como viven allí, los velorios y el día de muertos. Su relato fué magnífico, cargado de detalles y particularidades. Mientras ella hablaba , me sentí inspiradísima para escribir un relato sobre el tema, es más , pensé en titularlo “música , café y téquila” los tres infaltables en un velorio mexicano. Pero los días en aquel país fueron transcurriendo. Desde Ciudad de México a Oaxaca, desde allí a San Cristóbal de las Casas, luego a Tulum y por último Cancún. Muy intenso. Demasiado para tan pocos días. Así que el relato sobre velorios y días de muertos lo dejo en manos de Yareli (espero que acepte escribir para www.deviajecito.com ) y yo solo me limitaré a contar breves impresiones de cada sitio visitado, alguna fotos y eso será todo. Me parece lo más honesto para haber estado tan solo 10 noches en un país donde todo es mucho. Todo es grande. Demasiado México para mí.

Los murales de Diego Rivera en el Palacio de Gobierno (en el zócalo de DF) , me parecieron más hermosos de lo que me había imaginado.

Mural Diego Rivera

Mural Diego Rivera

En el Mercado “La Merced”, también en DF, creo que tomé conciencia de lo que es México. De ahí la sensación de mucho y demasiado. Infinita variedad de hierbas, infinita variedad de semillas, infinita variedad de frutas y verduras. Demasiados artículos religiosos (jabones, imágenes, estampas, polvos y polvitos) y un tránsito congestionado de “Diableros”. “Agua con los diableros Mar!!”. Esto quiere decir en mexicano: cuidado con los señores que vienen con los carritos cargando cajones y bolsas.

 

Mercado "La Merced" 1

Mercado “La Merced” 1

Mercado "La Meced" 2

Mercado “La Meced” 2

 

En el barrio Coyoacán, visitamos la casa de Frida Kahlo. Tomé algunas fotos bonitas. Se conservan algunos objetos bien interesantes como la cama con espejo que facilitaba que ella hiciera sus autorretratos y el original de lo que sería mi obra preferida de esta artista tan extravagante. “Viva la Vida”.

Cama con espejo Frida

Cama con espejo en el techo.  Frida

"Viva la Vida"

“Viva la Vida”

En Oaxaca sentí el alivio de la calma. Tan valorada después del bullicio. Buena candidata para ser mi ciudad preferida. Me gustó mucho.

Oaxaca

Oaxaca

 

Pero nada me gustó más de México como su San Cristóbal de las Casas. Me gustaría poder contar el porqué. Pero no lo sé. La magia es así, se siente ó no se siente.

San Cristóbal de las Casas - 1

San Cristóbal de las Casas – 1

San Cristóbal de las Casas - 2

San Cristóbal de las Casas – 2

Las comunidades indígenas que habitan en los pueblos de San Juan Chamula y Zinacantan, en principio me generaron una especie de simpatía mezclada con intriga y curiosidad. Más tarde, cuando Carla y Germán (quienes mediante Couchsurfing aceptaron tomar unas cervezas con nosotros) nos contaron algunas particularidades de estos pueblos, en especial de los Chamulas, la sensación ya no fue tan simpática. “Cuidado!! Son Chamulas”

Puerta de "la" Iglesia de San Juan Chamula

Puerta de “la” Iglesia de San Juan Chamula

Maravilla de la naturaleza. No recuerdo haber visto algo (en ninguna parte) que me impactara tanto. Nunca había visitado un cañón (no sabía bien ni lo que era, pero como la mayoría de las cosas, mi amigo Daniel si sabía y me explicó….”es un estrecho de gran profundidad…”.

Canón del Sumidero

Canón del Sumidero

En la tan promocionada Riviera Maya, solo conocí un par de playas. Ninguna tan bonita como las playas de Cuba (no es bueno comparar, pero tengo ganas de hacerlo). A Cancún no encuentro ningún motivo para volver (aunque esto es algo que creo sabía antes de ir). Lo que si me pareció una experiencia muy linda, fue visitar el Cenote Dos Ojos. Cenotes, otro de las maravillas naturales de México.

En Cenote Dos Ojos

En Cenote Dos Ojos

Por razones laborales debo regresar a México. En estos casos los tiempos serán muy escasos y las energías estarán enfocadas en mis responsabilidades. Pero un alma viajera no puede apartarse nunca de la curiosidad y el deseo de conocer cosas nuevas, así que por ahí, puedo compartir otras experiencias y quizás México deja de ser demasiado para mí.

Por Mariangel

    1 comentario

  1. Mariángel

    ¡Qué gran relato! Gracias por compartir. Con tu espíritu rebelde y aventurero haces que vuelva a ver a mi país con nueva frescura. Más vívido, tanto en lo doloroso, como en lo esplendoroso.

    Acá seguimos deseando Mucho México, cada vez, del mejor.
    ¡Abrazos!
    Salvador

Deja un comentario